Historia

¿Quién fué Facón Grande?

En los comienzos de la segunda década del siglo XX, las condiciones de trabajo y de vida de los peones rurales en la Patagonia Argentina, eran insostenibles y comenzaban los intentos de organizarse para reclamar el derecho a un trato más humano. A pesar de la adversidad en esas inhóspitas y gélidas tierras, se fueron gestando las huelgas patagónicas, las cuales fueron interrumpidas en virtud de un acuerdo laboral suscripto por ambas partes donde los patrones se comprometían a proveer a los trabajadores cosas tan elementales como: un paquete de velas para alumbrarse, un botiquín de auxilio con instrucciones en castellano (antes estaban en inglés), eliminar el hacinamiento en las viviendas, un lavatorio para poder higienizarse después de la jornada laboral, dar prioridad laboral a los trabajadores con familia, fomentando así el aumento de la población y el engrandecimiento del país, y otras pequeñas exigencias de este estilo.

Este reclamo fue profundamente resistido e incumplido por los patrones de la época, que disponían a su favor de toda la estructura del poder, es decir, influencias políticas, medios de comunicación, policía, etc.; lo que recrudeció las huelgas. Ante tal situación, el Gobierno Nacional influenciado por las presiones del momento, decide enviar las tropas del ejército al mando del Teniente Coronel Varela, con la orden de terminar con las huelgas a cualquier precio, lo que provocó una de las más feroces y sangrientas represiones de la historia, costando la vida a más de 1500 trabajadores rurales, brutalmente asesinados. Uno de los más grandes personajes, víctima de esta barbarie, fue un heroico gaucho, oriundo de la provincia de Entre Ríos llamado José Font, al que todos conocían con el apodo de FACON GRANDE.
Este hombre extraordinario, respetado por todos por su educación y hombría de bien, con naturales condiciones de líder y gran coraje, encabezó las luchas por la dignidad en el norte santacruceño. FACON GRANDE logró conquistas y sumó adhesiones a la justa causa de los trabajadores, pero fue cobardemente traicionado y fusilado junto a 200 compañeros, en la localidad de Jaramillo, provincia de Santa Cruz.